viernes, 1 de febrero de 2008

Augusto Monterroso y su burla sistemática a los géneros literarios

Hace cinco años que murió; hace cinco años que el mundo repitió hasta el cansancio, como si fuese su epitafio, su famoso cuento El dinosaurio. Cinco años después, Augusto Monterroso sigue siendo valorado como el autor del cuento más pequeño del mundo. Sin embargo, su obra y su legado, sobre todo estético, ha pasado inadvertido, probablemente por la luz que atrae a las polillas, sin que éstas sepán por qué van hacia ella.
En primer lugar, habría que valorar que Augusto Monterroso surge como creador literario durante la época de dictadura de Jorge Ubico, período en el cual militó por provocar su derrocamiento. Con la revolución, participó como parte del cuerpo diplomático de Jacobo Arbenz, y decidió exiliarse a la caída de su gobierno. Desde entonces, sólo tocó tierras guatemaltecas para asistir a homenajes, no para establecer su residencia.
En otras palabras, Augusto Monterroso fue revolucionario por su postura política. Pero, poco ha sido lo que se conoce de él como revolucionario de la literatura, cuyas reflexiones aún están siendo asimiladas, y usualmente se le pone como uno de los autores fundamentales del posboom hispanoamericano, al lado de Guillermo Cabrera Infante y Manuel Puig.
Varios aportes ofrece él para la literatura universal, como el humor agudo; la crítica solapada, pero cruel; la brevedad; la ironía fina, entre otras características.
Y, de la misma forma como rechazó sistemáticamente los gobiernos militarizados de Guatemala y Latinoamérica, también evitó lo tradicional de los géneros literarios. Es decir, su obra fue de todo, menos una tradicional novela, o un cuento modelo, y mucho menos un bien versificado poema.

Toda su obra de una vez
Basta como asombrarse del nombre de su primer libro: Obras completas (y otros cuentos), publicado en 1959. Usualmente, bajo el título de "Obras completas", los autores consagrados publican la totalidad de su obra; la mayoría de las veces es porque los autores ya han muerto o al menos es seguro de que ya no publicarán más. Pero, que ése sea el nombre del primer libro, supone una trasgresión de parte del autor, lo cual fue bien recibida por la crítica especializada.
Obras completas (y otros cuentos) es, como su nombre lo indica, una compilación de relatos; de ahí es donde se extrae “El dinosaurio”, al que todo el mundo ha dado por clasificar como el cuento más corto del mundo. Sin embargo, en vida Monterroso se burlaba de los críticos, al asegurar de que éste no era un cuento, sino más bien una novela o tal vez un ensayo científico.
En otras palabras, desde su primera publicación formal, Monterroso dio avisos de que iba a trasgredir las reglas.
Una fábula que no moraliza
Con calma y sin prisa, alistó su segundo número, del cual tardó diez años en hacerlo. En 1969 publicaba La Oveja negra (y demás fábulas). Para ello, revisa una forma literaria tradicional como la fábula, la cual era muy común entre los clásicos griegos y el Renacimiento. Los últimos ejemplos previo a Monterroso se habían dado unos dos siglos antes en España, y en la misma Guatemala con García Goyena y Fray Matías de Córdova.
La fábula era, en su definición habitual, un relato más o menos breve, en donde intervenían usualmente animales, y que terminaba con una enseñanza moral. Para Monterroso, utilizaba la misma estructura, pero no concluía con una moraleja. Al contrario, sus fábulas tiene de todo, menos enseñanza moral o didáctiva. Más bien parecen lo contrario, una antifábula, por su claro sentido de burlarse de los vicios de la sociedad.
En su título, se observa que exalta a la Oveja Negra, una figura que se utiliza para denotar a las lacras o a lo negativo. Pero Monterroso lo ubica como la protagonista de su libro, dándole un trato preferencial a este tipo de personajes, y no a los tradicionalmente buenos.
La vida efímera
En 1972 publica Movimiento perpetuo, que es más bien una compilación de textos de otros autores que han escrito sobre las moscas, y que Monterroso, como señala en el primer texto de este libro, siempre ha querido hacer esta compilación. Intercala un texto suyo con un texto de otro autor sobre la temática del insecto.
De nuevo, Monterroso pone como centro de un libro una figura que más bien es marginal. La mosca no es motivo de culto, sino que es despreciable en la vida real. Los textos que él intercala, van desde un cuento, un ensayo breve, una entrada de diario o aforismo. En fin, no es un libro común.
El título se refiere a que la vida es un movimiento perpetuo. El autor refleja que ningún género literario es propicio para definir la vida. No encuentra, pues, una mejor metáfora de ésta que el movimiento perpetuo del vuelo de una mosca, que a la vez es molesto, rápido y efímero.
Sólo una parte
En 1987, publica La letra e, en un género que buscaba emular los diarios de Anais Nin o de Cesare Pavese. Sin embargo, Monterroso nombró a este libro bajo el género “fragmentos de un diario”.
El género literario tradicional de diario consiste en publicar la entrada de un diario, es decir de textos que se escriben día a día, en un cuaderno o agenda que ayude a distribuir los textos en fechas determinadas.
Sin embargo, Monterroso comenta que La letra e son anotaciones que él hizo, pero no en un diario, sino que en pedazos de papel, ya sean éstos programas de teatro, libros, facturas u hojas que arrancaba de un cuaderno. De ahí es que viene bien el nombre de “fragmentos”.
Además, el diario lleva fechas precisas. La letra e no; sólo están agrupados por año, sin saberse bien la cronología de los textos.
Entrevistado o autor
En 1981 publica Viaje al centro de la fábula, una serie de entrevistas en donde Monterroso es el entrevistado, y los entrevistadores son personalidades de la crítica literaria de México, Hispanoamérica y España.
Es difícil encontrar un libro similar, en donde la entrevista sea la forma textual en que se transmite. En dado caso, los libros de entrevista son publicados por un entrevistador que transcribe las conversaciones con varios entrevistados. En éste no.
El libro está escrito, además, en lenguaje literario; muy perfecto como para ser entrevista. Es sabido que Monterroso “metió cuchillo” a las transcripciones, pero aún así puede ser dudoso de que las entrevistas sean del todo cierta. Más bien, podría llegar a considerarse que Monterroso crea una novela, cuyo personaje principal se llama Augusto Monterroso y que se conoce a través de varios personajes ficticios que asumen el papel de entrevistador.
Una novela sin acciones
Sin embargo, aunque Monterroso asombre aún al mundo literario, el mayor asombro lo provoca su única novela Lo demás es silencio, publicada en 1978. En esta novela, las acciones no ocurren; no tiene personajes definidos; ni siquiera hay un narrador.
Augusto Monterros engañó por un tiempo a los críticos de ese entonces, pues presentó su libro como si fuese un homenaje a un intelectual desconocido, llamado Eduardo Torres.
Pero, al leerse el libro, y darse cuenta de la fina burla hacia este personaje, no quedó duda de que ésta era una personas ficticia, y que Monterroso había creado una forma de novelar, la cual ha sido ejemplar para definir a la novela de los últimos años: sin acciones, fractal (es decir, dividida en varias partes, sin que se tenga que leer una para leer la siguiente), sin personajes fijos; sin narrador; etc.
Monterroso aún guarda muchas sorpresas, las cuales nos perdemos de enterarnos si únicamente queremos repetir que es el autor del cuento más pequeño del mundo. De todas formas, cinco años después de su muerte, el dinosaurio todavía estaba allí.

2 comentarios:

EDS dijo...

Muy interesante el análisis que presentas sobre el estilo de Tito Monterroso. Para mí, es uno de los mejores escritores, precisamente por no estar sujeto a los lineamientos convencionales.

Saludos.

Sarita dijo...

pff me encanto la fabula de la "Cucaracha Soñadora" jajajaja yo m quede de asi o.O??? jajaja esta padre Saludos :D