miércoles, 13 de febrero de 2008

El arte, por qué y para qué

Me causó una buena sorpresa las reacciones sobre el artículo publicado en el Suplemento Cultural de Diario La Hora el sábado pasado, titulado “Prohibido ningunear. El fenómeno de las reseñas literarias en Guatemala”, que surgió a una propuesta de Jaime Barrios Carrillo.
La sorpresa es que, desde entonces, he recibido decenas de correos electrónicos, por lo que considero que el artículo motivó la reflexión, lo cual, sinceramente, es el sueño de todo periodista.
Sin embargo, entre comentario y comentario recibido, se va perdiendo el punto central, que no son las reseñas, sino el papel que desempeña la cultura en sí misma dentro de la sociedad guatemalteca (por no meterme a un contexto internacional).
La cultura y el arte sólo es percibible, en gran parte, a través del periodismo cultural. El público se entera de conciertos, libros, exposiciones plásticas, etc., por medio de los periódicos. Puede ser que una empresa tenga capacidad de invertir en anuncios a gran escala para anunciar, pero eso no es lo usual en Guatemala. Es, pues, el fenómeno, que si no se publica en periódicos, se ningunea la cultura.
Pero, ¿por qué insistir en la cultura y el arte, en una sociedad que, al parecer, no le interesan estos temas? En uno de los tantos correos que circularon, el columnista de elPeriódico Andrés Zepeda hizo llegar un texto escrito hace algunos años por el también columnista del mismo matutino Luis Aceituno. Él propone que la función de la cultura, principalmente, debe ser la resistencia.
En un contexto guatemalteco, esta respuesta es muy buena, pues hay que recordar que en el pasado reciente sufrimos una guerra, que nos enseñó a ningunear el liderazgo, la iniciativa, las buenas ideas, el arte y la intelectualidad.
Sin embargo, al observar el periodismo actual de Guatemala, no podemos asegurar que es “resistencia” el incluir en las secciones de cultura artículos sobre Shakira, el Grammy, el embarazo de la hermana de Britney Spears, la última exposición de Picasso, la diarrea de Benedetti, “Close to you” y las fotos perdidas de Robert Capa. Al contrario, la mayor parte del periodismo cultural es alienación; es globalización; cualquier cosa, menos resistencia. Y después se quejan de que el actual Ministro de Cultura y Deportes no conozca a los pintores y escritores nacionales.
Según Marx, los cambios materiales suceden más rápido que los cambios intelectuales. Por eso, muchas personas de edad avanzada no se adaptan a usar una computadora o un celular. Pero, para el intelectual alemán, los artistas tienen la capacidad de prever el futuro; es decir, los artistas logran anticiparse a los cambios.
En sociedad como la guatemalteca, a falta de verdaderos intelectuales y líderes (que fueron “ninguneados”, por no decir asesinados, durante la guerra), los artistas debieron suplir la función de los intelectuales; lastimosamente, la mayoría de artistas debieron exiliarse. Los que quedaron tuvieron que hacerle frente a ese vacío, pero sólo pocos tuvieron éxito.
Ahora, pues, la función del arte es que es una ventana del cambio, de alternativa. Actualmente, la gente se está alimentando de violencia, y las propuestas que resultan son violentas, como la concretada ayer de implementar de nuevo la pena de muerte, como si la aplicación de ésta provocará que ya no haya asaltos en buses o una decena de asesinatos diarios en el país; aún nos regimos con la Ley del Talión, a falta de alternativas, que bien nos las puede ofrecer el arte.
Para terminar, debo recordar que Platón, en “La República”, aconsejaba que se desterrara a los artistas de las sociedades, porque éstos eran los únicos capaces de provocar cambios y desestabilizar el status quo.

4 comentarios:

María Ximena O. dijo...

Buenas tardes Mario. Me gustó su comentario. Me remitió a pensar en el arículo ´Del carácter afirmativo de la cultura´, de Herbert Marcuse. ¿Lo conoce? Daría para mucha discusión.
Saludos cordiales,
Ximena O.

Mario Cordero dijo...

Gracias por su comentario maría ximena o.
No he leído el texto de Marcuse, pero ondeando una bandera pirata ya lo descargué de internet y lo voy a leer.

caterine dijo...

Comunicar cultura tiene que ver también con la educación, con la creación y desarrollo de más y nuevas audiencias interesadas en conocer y encontrarse con la obra creativa de nuestros países.
después de todo el arte es también una forma de transmitir, historia, identidad y sentido de pertenencia. ¿por qué no también impulsar la aparición de nuevos creadores?. Saludos desde Chile. Caterine. www.periodismocultural.cl

EL LOCO dijo...

http://laladilla.blogspot.com