jueves, 13 de marzo de 2008

Pa' qué... (elija la mejor opción)

Tras el panel organizado por Libros Mínimos y Sophos, el cual terminó ayer, sobre el periodismo cultural, me surgieron dos frases desde el fondo de mi pancreas. Pongo a disposición para que marque la opción que más le guste:
a) pa' qué putas...
b) pa' qué vergas...
He eliminado las dos para no recibir las quejas de las mujeres por la clara intención machista en las dos frases.
Sin embargo, es la verdad.
No hubo logros. Todo parece indicar que debemos conformarnos con lo que hay, y al que no le guste, que hable con los dueños de los periódicos y con los departamentos de mercadeo, para pedir que los muertos de hambre editores/reporteros de cultura tengan más recursos, más pisto, más reporteros, más huevos, más ovarios, etc.
No soy tan optimista como Michelle, en ver avances en el periodismo cultural.
Anoche quise expresar (no sé si lo logré) que el periodismo cultural no era atractivo, y que por eso debía tener una revisión profunda para mejorar. En la medida que mejore, mejorarán los espacios y los recursos.
Tras el final del conversatorio, una pesadez cayó sobre mí, sólo el pensar que en realidad no habrá cambios y que dentro de dos o tres años, los editores/reporteros de turno en el periodismo cultural estarán quejándose de nuevo, diciendo: "No se puede, muchá; a mí no me pagan y no tengo tiempo para ir a las cosas culturales, y a mí sólo me dan una página para cultura".
Yo estoy seguro de que si ponemos a disposición una página (sólo una) en un periódico para que alguien quiera hacer algo creativo con respecto a la cultura, habría varios interesados.
Peor aún después de escuchar los comentarios: el señor Rolando nos llamó "héroes" (gracias, pero no lo somos) y la señora Olga nos sugirió más chispa (gracias, también), y alguien más se quejó de nuevo de los pocos recursos (no sé quién, no le vi la cara), la pesadez se hizo más grande.
El periodismo cultural debe cambiar, y las propuestas no las voy a repetir, porque ya las dije. En un comentario de los lectores, alguien me llamó mediocre, y no me considero así, sobre todo porque no soy conformista. Mediocre es quien sabe que algo está mal, pero se conforma diciendo "puede estar peor". La invitación es a no ser mediocres, a no creer que somos héroes y que es mejor lo que está a como estuvo, o que podría ser peor.
En general, Michelle Juárez describió las dificultades que ha tenido como editora para lograr que los medios le ofrezcan una cobertura a las actividades que promueven; el emergente Luis Alejos también ofreció su experiencia desde dentro y desde fuera del periodismo cultural; Juan Carlos Lemus describió algunas interioridades y los pocos recursos para el periodismo cultural en Prensa Libre, y enumeró algunos de los logros que ha tenido en la apertura de los espacios; y yo que ya les comenté mis propuestas y lo que sentí después. Lo mejor de la noche, fue la risotada sincera de Ronald Flores en algún momento de la intervención.
Hay una tercera opción para este título que me ocurría mientras escribía, una forma más castiza y con el uso más correcto del idioma castellano:
c) Pa' qué mis tenis...
El audio y video del conversatorio, de las dos semanas, están disponibles en la página de Sophos.

19 comentarios:

Anónimo dijo...

ànimo Mario, no sólo estuviste muy bien durante el conversatorio sinoi durante todo el proceso este de reseñas y periodismo cultural. Nadie tiene derecho a llamrte mediocre,a cuenta de qué..sobre todo cuando se sabe de tu enjundia periodistica,tu entrega,tu originalidad.Felcitaciones..no ha sido en vano este debate.

La Filistea dijo...

Ánimo Mario, parece consuelo de tontos mi frasesita, pero esto fue sembrado en terreno fértil. Ya vendrá la cocecha.

Y bué.. yo voy a ir a escuchar la conferencia asi vengo con mi punto de vista.

Gerardo José Sandoval dijo...

Asistí a las dos conferencias. Mi conclusión acerca de estas va más allá del periodismo cultural pues durante ellas se manifestó algo mucho más serio, quizá evidente para algunos pero no por ello menos relevante: el profundamente acomplejado y chapucero espíritu chapín. Me explico. Divagaciones, incoherencias, rodeos, incapacidad para articular un discurso serio, para rebatir, argumentar, recibir críticas sin tomarlo de forma personal y un largo y peligroso etcétera
Las mínimas exigencias inherentes al periodista cultural no difieren mucho de las del periodista de investigación y, bien pensado, ni siquiera de las del que se encarga de cubrir la nota roja; a saber, curiosidad, olfato periodístico, profundidad analítica y calle, mucha calle.
Si la creación de productos culturales en Guatemala es o no deficiente no viene al caso si ni siquiera hay periodista que se anime a salir a comprobarlo.
Por lo escuchado en las conferencias se infiere que el periodismo cultural en Guatemala se desarrolla con amplia más no ilimitada libertad por parte de sus gestores, por lo tanto, los primeros responsables de las críticas que con justificada razón –en su mayor parte- se han ido dando, son los encargados de las secciones y sus subalternos. Se entiende las limitaciones de espacio y recursos, se entiende que no todo es noticiable ni todos entrevistables, se sabe que hay quienes no se conforman con lo que han hecho y pueden hacer en su respectiva tarea. Pero los problemas, los retos están ahí, nadie se los está inventando, es vox populi y algo tendrán que hacer para recuperar ese respeto que se les va entre los dedos.

Mario Cordero dijo...

Muchas gracias a todos por sus comentarios. Creo que si todos procuramos mejorar Guatemala, tenemos que mejorarlo desde nuestro campo de acción. Para el comentario anónimo y para la filistea, les agradezco las palabras de ánimo.
Para gerardo josé sandoval, le agradezco haber acompañado este proceso; tu comentario va bien encaminado a lo que yo creo; para mí, el periodismo en general está mal, muy sesgado, no logra enganchar al lector, no es crítico ni constructivo; el periodismo cultural es sólo una extensión de ello.
Si es por quejarnos de la falta de recursos, pues, entonces, todos tenemos derecho a quejarnos, pero que eso no sea nuestra excusa para no hacer nada; las mejores innovaciones que se pueden hacer no incluyen el dinero como condición previa.
Gracias, a los tres comentarios, de nuevo.

Anónimo dijo...

Mario: Lamentablemente los medios de comunicación tienen una estructura establecida, que sean los dueños o los editores, no pueden o no quieren cambiar; pienso que se han a comodado a lo que tienen. Entiendo que vos sos relativamente nuevo en el medio, afortunadamente tenés la posibilidad de hacer algo diferente y profundo en La Hora, que tu trabajo deje huella, creo que eso será un buen principio.

Fernando Ramos

Mario Cordero dijo...

Sí, Fernando, estoy por cumplir un año en el periodismo cultural. En el conversatorio, los periodistas culturales indicaron que no reciben presiones de editores, ni directores ni dueños de los medios de comunicación; uno creería que sí, por lo que uno lee. Pero si ellos dicen lo contrario, uno diría que: a) o mienten para proteger su puesto, b) o no están dispuestos a mejorar su trabajo, si al fin al cabo no los presionan. Considero que mi situación dentro de La Hora no es muy diferente a la del resto de periódico. Con excepción de Siglo XXI, en donde creo que sí les han marcado fuertemente la línea editorial de la cultura, en los otros, sobre todo en elPeriódico, se puede hacer lo que quieran, pero si no hacen algo bueno, quiere decir que no están dispuestos.
Gracias por tu comentario.

José Joaquín dijo...

Pues parece que los críticos del periodismo cultural no aceptan ni meditan demasiado los argumentos de los criticados. Pareciera que la intención era que ellos dijeran lo que los críticos querían. Pretender cambiar cosas en un par de conferencias me parece más bien iluso. Ni siquiera se mira lo positivo: la gente criticada aceptó ir al debate, expuso sus ideas y escuchó las de los demás. Un ejercicio democrático que no se da.

Y la discusión se dirigió principalmente hacia la literatura, que es sólo una más de las manifestaciones culturales, viéndolo desapasionadamente.

Sacar la madre, soltar carcajadas irónicas y burlonas, puede ser chistoso y desahogar pasiones, pero realmente no sé qué tanto aporten a una discusión seria y positiva.

Los que dirigen cualquier sección vienen a ser gentes, con sus muy particulares puntos de vista, con los cuales coincideremos o no. Y no solamente ellos deben escuchar a los críticos, también los críticos y artistas deberían escucharlos y aprovechar la experiencia. Algo que de ninguna de las dos partes sucedió, y más parece que afloraron las diferencias anteriores a las conferencias.

Coincido en general con tus puntos acerca de la mejora que se pide en secciones culturales. Es totalmente atendible. Pero también escucho a la otra parte y pienso (en medio de mi tontera, como decía mi abuelo) que también hay algo de verdad.

José Joaquín dijo...

Quise decir: "un ejercicio democrático que no se da seguido".

Jaime dijo...

Brother Mario, más aque darte ánimo quisiera ponderar todo el aporte que has dado al debate sobre cobertura editorial y periodismo cultural.Tanto en la práctica profesional como en la "extra muros",como es tu labor de bloguero y el conversatorio en Sophos .
Pero también recordar que esto no es carrera de 100 metros sino una maratón . Y si Julio Serrano invitaba al segundo round yo diría que está es pelea de por lo menos 15 rounds y de pesos pesados( por la gente pesada en todos los sentidos). Esta experiencia es valiosa ,no pasará desapercibida y yo creo que se ha iniciado un proceso(que repito será maratónico). No perdamos la visión de ir hacia un país de lectores. por todo lo que esto significa para la identidad nacional,el desarrollo y como bien lo señaló Raúl Figueroa para la democracia.
abrazos
Jaime Barrios Carrillo

Mario Cordero dijo...

Gracias a José Joaquín y a Jaime por los comentarios.
Espero que, como José Joaquín, realmente seamos capaces de aprender de esta experiencia. Aunque no lo mencioné, pero creo que Michelle Juárez optó por una posición muy madura en su comentario y de todos ha sabido aprovechar mejor todo esto.
En cuanto a Jaime, me permito recordar que todo esto inició con un chispazo de él y que al menos ha servido para remover un poco las conciencias.
Por su puesto que no hay que perder el punto central, y es que el periodismo cultural debe tender a mejorar la sociedad.
Claro que no es el punto final de esta discusión, y cabe recordar que este año se lleva a cabo el FILGUA, cuyo objetivo es el de crear un país de lectores... Seguramente ahí nos veremos todos las caras, arrebatándonos los libros que están en oferta.
Gracias a todos por los comentarios.

Anónimo dijo...

Todo está muy bien pero a excepción de La Hora parece haber alguna represión interna en los otros diarios.Así se percibe por la "timidez" de alguos y las reaccioens apologéticas de otros que dicen defenderán hasta con las uñas.Que defienden entonces? No será que se acostumbraron a un status quo que se resiste a los cambios y que no se dan cuenta que el internet los supero,que ya no somn referencia y están más bien deteniendo el desarrollo?

Mario Cordero dijo...

Hay dos verdades en este comentario anónimo: una es esa costumbre al status quo, pues como no hay exigencia, no hay por qué cambiar; un poco de holgazanería, diría yo.
La otra verdad es que, en verdad, creo que el Internet y sobre todo los blogs ya superaron a las secciones de cultura.
Es más fácil enterarse por la página de Sophos, la de Ronald Flores, FantasmaRevieW, Revólver o por correo electrónico, sobre las actividades. Además, las mejores discusiones constructivas se dan por Internet. Todo este debate surgió, recuerden, por un correo electrónico, y se ha desatado por Internet. En ningún periódico se ha escrito nada sobre esto. Aparte de La Hora, sólo Prensa Libre anunció tímidamente la actividad. La otra fue el anuncio de Sophos en elAcordeón, pero fue anuncio, no lo publicó Aceituno.
Gracias por este comentario anónimo.

Enrique dijo...

Estimado Mario.

Llegué a tu blog por casualidad. De periodismo, yo no se nada. Sin embargo econtré cierta familiaridad en la situación que es el tema de este post y o difícil ver que la problemática de la habla se aquí tiene una apariencia similar a la problemática de mi propio campo. Los aspectos comunes siempre son la falta de plata (¿y dónde no?...), indiferencia de mucha gente en puestos claves y el entusiasmo de una nueva generación de querer cambiar las cosas para mejorar. Esto me hace pensar que son dos caras distintos del mismo mal. Y se me ocurre que este mal tiene sus raices en la educación. He visto muchas veces personas en un puesto para el cual otra otra base académica es necesaria. Talvez llegaron allí porque no había nadie más apto en ese momento o talvez --- quién quita --- por negligencia. Nuestro sistema educativo es deficiente en muchos aspectos y me atrevo a decir que esta es una de sus consequencias. Lo cual hace que la solución no sea inmediata ni fácil. Comparto tu opinión de que para mejorar Guatemala hay que hacer desde nuestro campo acción en mi caso desde el terreno científico, considerado como un lujo de los paises desarrollados, pero en Guatemala algún día hay que empezar.

Asi es que comparto tu sentimiento y seguramente el de muchos otros. Sigámosle dando para adelante! Mis mejores deseos,

Enrique

Hop Hunahpu dijo...

Mario,

El problema del periodismo cultural es en realidad la clisheisca punta del iceberg. El estado calamitoso del periodismo cultural es nada más un reflejo del estado calamitoso del periodismo en general. En mi opinión, el problema fundamental del periodismo en Guatemala es que el mensaje y el mensajero tienden a ser una y la misma cosa.

Es necesario primero estar consciente de la necesidad de separar al mensaje del mensajero, al periodismo del medio.

Discutiendo la dificultad de producir cambios en los medios impresos, una amiga muy querida me comentó ¿Porqué no entonces damos un salto tecnológico y exploramos los nuevos medios?. Esto me puso en qué pensar más allá de lo que ya era obvio.

Si consideramos que el producto del periodismo es algo eminentemente abstracto que DEBE ser independiente del medio,¿Porqué seguir viendo el futuro en términos del papel y la tinta que están cada día más cercanos a la extinción?
¿No sería más fácil y barato canalizar toda esa energía utilizando you tube, radio de internet, podcasts, blogs, portales, periódicos en línea, etc?

Hop Hunahpu dijo...

Mario,

Cometí la tremenda equivocación de haber comentado sin haber leído los comentarios anteriores. De acuerdo con Filistea, la idea cayó en tierra fértil.
Gerardo me recuerda que la complacencia y falta de severidad (entiéndase mediocridad) de las profesiones en Guatemala tiende a ser la regla general.
Jaime menciona que es posible construír un país de lectores y yo le creo. Hace ya tiempo anduve por las calles de Bogotá y me sorprendió muchísimo ver ventas callejeras y ambulantes de libros de todo tipo, como quien ve en Guate a los achimeros.

De acuerdo, el periodismo necesita una renovación. No me cabe duda que vos vas a contribuír en mucho a que eso suceda.

Saludos

José Joaquín dijo...

Sí, la postura de Michelle fue muy interesante, desde el punto de vista de su negocio.

A ella le interesa que cambie para mejor el periodismo, pero sabe que no cambiará ahora, y entonces quiere adaptarse y aprender la dinámica de los medios para lograr entrar. Sin duda una posición inteligente y que seguro que le ha traído y le traerá buenos resultados.

Por el momento, con las estructuras de las secciones de cultura actuales, creo que habría que seguir el ejemplo de Michelle, adaptarse y luchar por espacios.

Como hop hunapu, yo también soy un entusiasta de los medios electrónicos. Literalmente estuve esperando a todos los blogueros que hablan de literatura y arte y a los que crean en blogs, porque cuando yo comencé el mío, éramos tan solo 5 blogs chapines. Me gustaría, sin embargo, que más gente mirara al blog no sólo como un medio más, sino como un espacio de creación.

Te felicito por la buena onda que se respira en tu blog y espero que sigás manteniéndola.

Anónimo dijo...

Comento el comentario de Mario: además de las "dos verdades",es decir que el iternet superó a las seccioens culturales como referencia y la otra:el status quo. Pues quiero decirlo con toda crudeza: Luis Aceituno estuvo patético,defensivo al principio y delirante al final. Se podría parodiar esta lamentable participación diciendo que SI CANTIFLAS HUBIERA SIDO ESTRUCTURALISTA HUBIERA HABLADO COMO LO HIZO EL SEÑOR ACEITUNO, lo siento no desearía que fuera un ataque personal pero a veces tambien se deben criticar las actitudes,no creen?

Anónimo dijo...

Esta pequeña sección de comentarios, por la calidad de los aportes, superó ya y por mucho a las secciones "culturares" de los periódicos de circulación nacional.

Mario Cordero dijo...

Gracias a todos por sus comentarios. En primer lugar, para Enrique, en verdad me alegra que hayás comentado desde tu postura científica, porque, como mencionás, creo que no todos somos iguales y que cada quien puede aportar desde su punto de vista. El problema es que la mayoría de personas no quiere aportar sino aprovecharse. Con respecto a los aportes que cada quien puede hacer desde su campo de acción, recuerdo siempre a "El Ariel" de Rodó, quien creía que todos deberíamos tener una cultura general y que de ahí se parta de una especialización, y no al revés: especializarse y olvidarse de la cultura general; eso es enajenarse.

Ahora, para hop hunahpu, toca un punto fundamental en la discusión. Más que revisar el periodismo cultural, habría que ver a éste como una extensión de lo mal que está el periodismo en general. En el blog de hop hunahpu muchas veces se ha criticado el papel de los medios y ofrece certeros análisis de ello.
Más que el periodismo cultural, creo que primero se hubiera tenido que revisar el sesgado periodismo de política y seguridad; el amarillismo en los medios; la mala calidad de los columnistas; el lenguaje inaccesible del periodismo económico; el periodismo deportivo que se limita al futbol, o el inexistente periodismo departamental. En el panel, planteé que ante el vacío que los medios de comunicación están dejando, son los blogs y otros medios de Internet que están aprovechando para posicionarse como verdaderos informadores y formadores de opinión.

Para José Joaquín, le agradezco el seguimiento que le ha dado a esto. Por ejemplo, el blog de él es uno de los medios electrónicos más visitados de la red guatemalteca, y creería que es hasta más visitado que la sección cultural de Siglo XXI, lo cual indica que ya se le está quitando el protagonismo a los medios de comunicación.

Con respecto al comentario sobre Luis Aceituno, ¿qué te puedo decir? Sólo que tenés razón, y que Aceituno es el más necio en sus posturas de no cambiar el periodismo cultural.

Gracias a todos, de nuevo, por sus comentarios.