viernes, 16 de mayo de 2008

Álgebra de la vida moderna

Hace más de 40 años, se publicó por primera vez "Cien años de soledad" de Gabriel García Márquez, la cual fue la cumbre de la nueva novela latinoamericana; y cumbre en todo sentido, porque después de ella, un nuevo estilo de narrar se sobrevino. Esta novela representó el darse cuenta de que los latinoamericanos somos insolidarios, y preferimos morir en soledad que unirnos.
+
Las novelas posteriores, por ejemplo, las testimoniales, buscaron acercarse a las márgenes sociales, a fin de solidarizarse. Cuarenta años después, vemos que el lema del Gobierno de Guatemala es "Tiempos de solidaridad". La solidaridad es exactamente lo contrario a la soledad, por lo que es de aplaudir que, en estos tiempos, se tenga ese eslogan.
+
¿Tiempos de solidaridad? Esa es la mera fórmula para que el mensaje llegue a aquellos que votaron por el gobierno, sobre todo las márgenes sociales, porque la hegemonía económica no votó por Álvaro Colom. Pero, ¿cuál solidaridad? Si en lugar de resolver un problema de transporte pesado, que demandaban respuesta a su problema, se limitaron a producir un Estado de Prevención que les limitó su derecho a propuesta y a quejarse. Y, peor aún, a esos vecinos de Fraijanes, que fueron aporreados, sin solidarizarse con sus demandas de que el pasaje estaba muy caro.
+
La generación anterior, es decir, quienes tienen alrededor de 50 años, se gozaban y se han estado masturbando la mente al recordar los 40 años del Mayo de 1968 en París, en donde jóvenes salieron a las calles cansados de la pasividad de sus gobernantes. "Prohibido prohibir" fue su lema, y en las paredes escribían con aerosol poemas de Rimbaud. ¿Por qué no nos solidarizamos con las protestas de hoy día? Si un manifestante pinta en una pared "Justicia por genocidio", ¿por qué éste es un delincuente, y no un poeta como el parisino de hace 40 años?
+
Ante la crisis económica, y bajo el lema de "Tiempos de solidaridad", se busca darle una solución al alza de productos. Sin embargo, unos insolidarios han buscado su interés personal o empresarial, queriendo derogar los impuestos de los productos que representan, una vieja cantaleta neoliberal que no hay modo que cese, tan añeja como la maña de dormir con calcetines. ¿Pan para tu matate? Y, ¿por qué si el dólar está bajando, los precios en Guatemala están subiendo? Desde el principio del año, el quetzal ha ganado casi 30 centavos frente al dólar, y podría ganar más sin los artificios del Banco de Guatemala, que buscan proteger a los grandes exportadores para que sus ventas en dólares no se disminuyan, olvidándose que la gran mayoría de los guatemaltecos somos simples importadores, a quienes nos favorecen políticas "solidarias".
=
¿A quién favorece las medidas económicas a favor de la carne oscura del pollo, el azúcar y la harina? ¿A quién? "Filosofías de arrabal, mártires del rock and roll discutiendo entre las piernas del dolor el álgebra de la vida moderna. Y al final nunca sé cómo empezar a decirte a gritos que necesito más que respirar, que necesito escapar, del purgatorio de sobrevivir hasta el año 2, hasta el año 3, hasta el año 10, hasta el año cien mil. La soledad es la ecuación de la vida moderna." (F. Páez / J. Sabina).

1 comentario:

Cristian Mejia dijo...

Me solidarizo con tu opinion que tiene los pies en la tierra. ? Porque no usamos nuestros blogs para manifestarnos un poco mas? Para causar un poco de cambio y dejar de ser entes pasivos.Saludos