viernes, 23 de mayo de 2008

Zompopos de mayo

Estaba yo pensando en cualquier cosa en mi apartamento; de repente, escuché un ruido en las escaleras del edificio. Alguien se había caído. Había sido un bebé. Yo salí corriendo para ver qué había pasado; antes que yo, una mujer había llegado; era la madre, y trataba de consolar a su niño. Me recordé de mi madre, y un déjà vu forzoso me hizo desear un abrazo suyo.

***

¡Qué rico es ser bebé! No tenés que hacer nada para que te den un abrazo, un beso y te carguen; podés cagarte en todo, y aún así te quieren y te cambian.

***

Mi mamá me mima... Mi mamá me ama... Yo amo a mi mamá... Me recordé aquel lejano día de mayo en que nací, ya hace %&·$ años. Hay muchas cosas que vienen en mayo: la lluvia, la diarrea, los zompopos, la desesperanza.

***

Cuando era pequeño, recuerdo que en mi cumpleaños siempre llovía. Por eso, a mis piñatas nadie llegaba. Pero recuerdo que me la pasaba bien. Mi familia siempre me quiso agradar con pastel, helado y regalos. Incluso, aquel año en que mis padres no tenían empleo, encontraron la forma en regalarme algo sencillo, prometiéndome que después me compensarían (algo que nunca sucedió).

***

He pasado toda mi vida esperando mayo; mi cumpleaños, pues. Pero siempre, después de eso, terminaba decepcionado. Entonces, la segunda mitad del año quería huirle a mayo. Crecí creciendo que el cumpleaños es sólo un día más. Prefiero, como Alicia, los no cumpleaños. En mi cumpleaños siempre llueve, y eso me ha marcado la personalidad.

***

Ya de grande, no he tenido que preocuparme por mi cumpleaños. Esto me ha hace mejor que celebrarlos.

***

Con mayo vienen las lluvias; también los zompopos. Eso sucede casi al inicio del mes. O sucedía. Ahora ya no. Ahora todo se retrasa. Pero, tarde en mayo, como mi cumpleaños, siempre vienen. Hoy se extrañan los zompopos, pero creo que ayer vi a un niño intentando cazar uno. Terminó cogiendo un ronrón.

6 comentarios:

marielos dijo...

Mi cumpleaños es en noviembre, pero no sólo en muchos de ellos llovía, sino que ya no era año escolar y por lo tanto ya no era posible invitar a nadie a piñata. Eso también me marcó mucho. Creo haber tenido una o dos celebraciones nada más durante mi niñez.
Espero que pase (o haya pasado) un cumpleaños tranquilo, que se hayan acordado de usted personas que lo hicieron esbozar una sonrisa al escuchar su llamada o al verlas. Saludos.

MarianoCantoral dijo...

Hola MARIO Felicidades por tu blog siempre AVANTE , siempre irradiando luminosidad con esas excelsas letras que motivan a seguir incrustrado en estre triste oficio del bloger, bueno, te escribo para invitarte con todo respeto a q comentes un poemario inedito que he realizado referente a la beligerante politica estatal de FUSILES Y FRIJOLES (Presisamente ese es el titulo de la composicion llevada a cabo durante el conflicto armado interno de Guatemala..

aqui dejo la direccion de mi blogger, sinceramente agradeceria tu opinión,

www.masqexpreso.blogspot.com

Mariano Cantoral

Juan Pablo Dardón dijo...

Ufale vos, que buen texto mano. La lluvia lo marca a uno, sin duda. Saludos vos y que tengás muy feliz cumpleaños! (Hay te revisás la entrevista que le hice a Payeras) Un abrazo!

La Filistea dijo...

Me hizo recordar Mario, que mi hermana que también nació en Mayo, le trabábamos el apodo de zompopo y se enojaba tanto.
Feliz Cumpleaños... nos cuenta si llovió este año o de plano si pudo quebrar piñata.

Es cierto de bebe todo mundo lo anda apapachando a uno.

Bapho's Cordera dijo...

Interesante tu blog muy bueno te dejo el mio por si te interesa el enlace!

http://sentimientosdeunloco.blogspot.com

Tatiana Salazar dijo...

Hola, felicitaciones por su pasado cumpleaños y que mas rico que ser niño verdad... tengo dos bebes y cuando los veo tan chiquititos verme hacia arriba y sonreir por todo con inocencia y libertad... con deseos de descubrir, de crecer o aveces no crecer... pienso que son ejemplo, mensajes o angeles enviados a recordarnos lo hermosa que es y debe ser la vida... que los problemas son oportunidades de aprender y habra que imitarlos a ellos no siempre a la inversa... pero estoy convencida que ese sentimiento de añoranza de ser niño le da la oportunidad a usted de dejar de ser adulto y ¨eniñecerse¨ de vez en cuando con esa chispa magica otra vez... Saludos y mis mejores deseos,