sábado, 7 de junio de 2008

Oda al futbol

Todo empezó en un lejano siglo, cuyo número no deseo acordarme, en que los ingleses, en una de tantas invasiones, observaron a dos nativos jugar con una especie de pelota de hule, intentando encajarla en un pequeño marco de piedra. Los jugadores, a lo Hunahpu e Ixbalanque, eran muy hábiles, y podían jugar con las manos, la cabeza, la rodilla, la cadera...
Los ingleses, más listos, dijeron que ellos habían inventado el futbol cuando vieron que éste tuvo éxito, sobre todo en los Mundiales. Sin embargo, los ingleses le hicieron la variante de que, como todo lo hacen a patadas, establecieron que no podía jugarse con las manos.
Y así, a lo largo de la historia, los equipos han encontrado diferentes formas de jugar, según la parte del cuerpo con que lo hacían.
De esa forma, los riñones se convirtieron en los primeros ganadores de los Mundiales, es decir, lo jugadores que jugaban con entrega, como la “Garra Charrúa” o la “Forza Azurra”. Pero todo acabó cuando los médicos de Uruguay e Italia diagnosticaron que era imposible ofrecer tantas diálisis a los jugadores, por lo que recomendaron ya no hacerlo así. El “Maracanazo” se convirtió en el último triunfo del riñón.
De esa cuenta, Pelé enseñó que la mejor forma de jugar es con el corazón. Tres mundiales no le fueron suficientes para demostrarlo. De esa cuenta, los canarinha le imprimieron alegría al futbol. Pero, el problema residía en que, una simple desilusión amorosa dejaba lesionado al corazón, y los jugadores, como Ronaldinho, veían bajar seriamente sus fichajes cuando se encontraban con el corazón hecho trizas.
Los alemanes, más fríos y lejanos a todo sentimentalismo, encargaron a Franz Beckenbauer una nueva forma de juego. Él explicó, en alemán, por supuesto, que la mejor forma era hacerlo con la cabeza. ¡Y vieran el éxito que tuvo! Entonces, el campo de juegos se convirtió, en realidad, en un tablero de ajedrez, o en una mesa de billar, al menos, y los jardineros de los estadios empezaron a esforzarse en la gramilla, hasta hacerles algunos diseños llamativos.
Pero la cabeza de la frialdad alemana fallaba en ciertos momentos. Por ejemplo, a la hora de los penales. ¡Cómo se dificultaba ejecutarlos con la cabeza! Normalmente, como Rudi Völler, tomaban envió desde medio campo, y dos metros antes del punto penal, se lanzaban de cabeza a fin de que dispararan con fuerza el balón; pero fallaban muchas veces. Por eso, a los equipos les dio por cerrarse en sus defensas y esperar el alargue a los tiros desde los once metros.
Otros jugadores han mostrado una mejor forma de jugar, como con el hígado, según Hristo Stoichkov, o con la mano, como Maradona. Lamentablemente, los ingleses sufrieron un gol con la ídem de Dios, y se esforzaron por llevar el caso ante la ONU, ya que las reglas del imperio, impuestas por ellos hace siglos, no podían ser quebrantadas por un mestizo latinoamericano.
Hoy día, se sabe que los mejores jugadores de futbol, no son los que juegan con los riñones, ni con el corazón, ni con los genitales; no, sino los que juegan con los pies, como Cristiano Ronaldo (después de la Eurocopa, introdúzcase, en el lugar de este último, al que fuera nombrado como el mejor jugador del torneo).

2 comentarios:

E. Cárdenas dijo...

Muy divertido el texto. Al principio me pareció que era historico, y es que precisamente hoy mientras Guatemala se clasificaba ganando 4 a 0 a EEUU para el mundial de Futsal (sonaría mejor fut-sala), pasando el agua y tomandonos un café con un buen amigo, le hacía la pregunta de si tenía él algún dato de que efectivamente los ingleses se habrían inspirado en el juego de pelota maya para crear el futbol y me comentaba que no, que hay hechos historicos sobre su creación y no de que los españoles hubieran presenciado ningún juego de pelota, que agregaba, no era precisamente un deporte ni un juego, sino algo más ceremonial.

Muy bueno el texto, muy a lo "velorio" con sus saludos, por la originalidad y por la función muy apropiada que se le da a cada organo dentro de cada estilo de juego, como el ejemplo de "La Garra Charrúa" cuyo equipo hizo historia hasta la fecha. Mis equipos (Municipal y Boca Jrs.) diría yo que están entre los que juegan con los huevos, con el corazón y con el cerebro y con los pies.

Pero bueno, no quiero caer en polemicas, menos acá por mi afición por el futbol.

Regresando a los ingleses, no me deja de llamar la atención - e interesante tu frase de que todo lo hacen con patadas - que por todos lados son acusados de piratas, o más bien de plagio. En las matemáticas, en la física, y hasta en el deporte. Esa imagen de ellos de que les gusta "robar" desde ideas hasta tierras (Malvinas, Belice) es difícil quitarsela de la mente.

Tampoco quiero caer en polemicas ni diplomaticas ni historicas, ni menos nacionalistas, así que me callo.

Un saludo.

EDS dijo...

Excelente paso por la "historia del futbol" muy a lo "Diario Paranoico", chilero, chilero.


Realmente este deporte despierta tantas pasiones que es digno de todo un estudio, o varios pues abarca desde lo emocional, lo económico, lo político, lo social, lo físico... y un cachimbo de etcéteras.

Mirame a mi que casi no me ha gustado y terminé en el estadio Revolución apoyando al unico equipo que todavía me llama la atención en Guate: El de la Tricentenaria San Carlos. Lástima que no subieron a la mayor, hubiera sido un buen pretexto para estar más pendiente de los partidos.

Muchas gracias por el recorrido vos Mario.

Saludos manito.