martes, 8 de junio de 2010

Consejos del Manual del Manager



Cuando el partido de béisbol está muy aburrido y cuando el equipo propio va perdiendo, el manager del equipo puede llegar a aprovechar cualquier decisión dudosa para salir a protestar aireadamente contra el umpire, de tal forma que debe hacerse expulsar.

Inclusive, si no logra tan rápidamente su propósito, debe patear el suelo, a fin de llenar de polvo los zapatos del umpire, hecho que lo enoja gravemente. Tras esto, es inevitable la expulsión.

Pero, ¿por qué un manager querría hacerse expulsar? Si el partido está aburrido, el público debería estar apagado, y con una falta de respeto así a la autoridad, es bastante probable que el público se anime.



En cuanto al equipo, no importa; total van perdiendo. Quizá, su equipo también se anime un poco al ver que su entrenador tiene sangre en las venas.

En adelante, depende del público y del equipo (ya no del manager) el hacer que las cosas funcionen.

Y, conste, no estoy hablando de béisbol o de Armando Galarraga, sino de Guatemala y su situación actual.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ando de preguntón:

De la gente que sabe leer, es muy poca la que se toma el tiempo para leer poesía. Siendo esta la situación, por qué crees que hay (proporcionalmente) tantos jóvenes, de 35 para abajo, que escriben (o intentan hacerlo) poesía en Guatemala?
El fenómeno me parece interesante.

md.

Mario Cordero dijo...

md, interesante pregunta. Dejame pensar bien y te prometo un post sobre eso.