viernes, 18 de enero de 2008

Tragedias guatemaltecas

Debido a que últimamente no he tenido buenas ideas para escribir en este blog, prometo a partir del lunes de la otra semana (escribo esto un viernes), ofrecer una pequeña obra de teatro que escribí. Para no saturar mucho el espacio ni la vista de los lectores, la dividí en cinco, para que aparezca un post durante cada día.
Esa obra, que titulé Balam, es apenas la quinta parte de un proyecto de crear cinco obras de tragedia, de personajes guatemaltecos que me parecen tan conmovedores como Edipo y Antígona. Recuerdo que Federico García Lorca dijo en su tiempo que España necesitaba un teatro para llorar y reflexionar, y que la comedia tendría espacio después. Precisamente, España estaba entrando en su período más triste: el gobierno de Franco.
Veo dentro del teatro guatemalteco la oferta de comedia. No estoy en contra de que la gente se divierta, pero creo que una comedia al menos no debería ser una secuencia de chistes de gallegos, que igual se adaptan en cualquier país: en Guatemala, como huitecos; en México, como yucatecos; en Nicaragua, como leoneses, etc.
Por eso considero importante darle variedad a las obras de teatro, especialmente a las producidas en Guatemala, pues tampoco quiero negar el importante aporte de grupos como Rayuela que nos traen lo mejor del teatro mundial.
Esta obra, Balam, como les dije, es apenas una de cinco tragedias que ya tengo en mente. Balam la presenté a un concurso de obras de teatro en el 2005, pero ni siquiera ganó una mención de "qué aburrido" de parte de uno de los jurados, quienes dieron por ganadora la reflexiva y profunda comedia de salón "El chompipe de la fiesta" del renombrado dramaturgo internacional José Antonio García Urrea (lo dije con ironía, por si no se habían dado cuenta).
Como no es muy larga, mi intención final sería presentarla junto con sus otras cuatro hermanas, pero les podrá servir para darse una idea. Creo que la obra no es precisamente buena, pero al menos es una opción para salirse de lo común, aunque la tragedia sea tan vieja como la maña de leer Prensa Libre sentados en el baño.
Así que a partir del lunes esperen las primeras dos escenas (son diez escenas, de un único acto, así que serán dos diarias).

4 comentarios:

Pepe dijo...

Esta es la mejor de las noticias que he leído en varias semanas.

Gracias por compartir tu trabajo y claro que estaré esperando ansiosamente la publicación de las otras cuatro obras.

He buscado obras de teatro guatemalteco y realmente es muy poco el material que se puede encontrar.

Saludos.

Hop dijo...

Esperamos entonces.

Con la popularidad creciente del papel toilet, se hace cada vez más difícil justificar el llevarse un ejemplar de Prensa Libre al baño...

The Black Wizard dijo...

pues como actor de teatro que alguna vez fui, me da gusto que gente como vos se de a la tarea de rescatar el arte dramatico en Guatemala, y proponer una mejor forma de hacer teatro: "La Correcta", una variación profesional al teatro de comedia absurda y barata que abunda en Guatemala, estaremos pendientes de ver entonces mas de Balam y ojala que algun día lleguara a los teatros. Saludos.. por cierto me mato de la risa eso de "la maña de leer Prensa Libre en el baño" jajaja pero que podias esperar de un medio tan absurdo cuyas letras rara vez terminan en la cabeza si no mas bien en un baño en otras partes del cuerpo

Filistea dijo...

Pero si en el baño se disfruta mucho leer, confieso que por eso nunca me llevé Prensa Libre, sino Tinamit!

Bien acerca de Balam, estoy segura qu es un buen trabajo, y si no pues aunque sea yo vengo a decirte ¡Uff qué aburrido!.

Sigo pendiente...!