viernes, 25 de abril de 2008

"Cartografía de la ausencia" de Silvia Donoso López


Cartografía de la ausencia es un poemario de la española Silvia Donoso López, escrito durante su estancia en Guatemala; fue publicado a finales del año pasado por F&G Editores.
Básicamente, Donoso López sigue una tradición de poesía escrita por mujeres en Guatemala (y en Centroamérica), en donde se caracteriza por ser un grito estético a favor de la dignificación femenina.
Desde la publicación de Poemas de la izquierda erótica de Ana María Rodas, ha sido una constante en nuestra literatura. Por lo mismo, las poetas nacionales tienen el difícil reto de superar esta obra.
Es habitual que en este tipo de poemarios se refieran autodefiniciones de la mujer a través de su cuerpo, sus deseos y el establecimiento de su erotismo. Estos campos contienen imágenes ilimitadas, pero comúnmente se cae en repeticiones que ya rozan el cliché.
Sin embargo, en Cartografía de la ausencia hay novedad. Por ejemplo:
Para libar de tu cuerpo
el tibio elixir
reptará mi boca
hasta tu sexo (página 48)
Pero Donoso López va más allá que el erotismo. A pesar de que este tipo de poesía ya tiene décadas, aún tiene validez porque las demandas de mujeres siguen sin practicarse en la sociedad.
Las mujeres continúan padeciendo una situación de desventaja ante el hombre, ya sea en los ámbitos personal, familiar, laboral o social.
Esta situación es simbolizada por Donoso a través de la imagen de la ausencia, porque las desigualdades y las injusticias son como vacíos, que no deberían estar, pero se descubren cuando se buscan para abrazar cosas o personas que deberían ocupar ese lugar.
Un poema, “El brazo”, expresa bien este sentimiento:
Acabo de tener otro terrible ataque de tristeza.
A veces pienso
que me someto a la realidad de no tenerte
con la misma resignación de un hombre
que ha perdido un brazo.
La pérdida es definitiva y real,
y sin embargo,
a veces el hombre siente el brazo
y cree poder moverlo.

¡Qué dolorosa ilusión!

Y ahora,
con el corazón hecho llaga
volver a casa,
donde otro hombre
piensa aún,
que yo soy su brazo. (página 47)
La ausencia es el tema central de este poemario de Silvia, que podría interpretarse en casi todos los campos en que se desenvuelve la mujer. Por ejemplo, en las relaciones sexuales:
En tu ausencia
se me ponen los senos tristes
y la vagina melancólica. (página 56)
También en la maternidad:
Los hijos que pudimos tener
y no tuvimos
se atrincheran en mi vientre,
pequeñas muertes clavadas en mi costado
mordiéndome el alma y
arañándome por dentro,
desgarrándome. (página 22)
O en su cotidianidad:
De tristezas clandestinas,
traigo el cuerpo lleno de señales
y me sobra dolor para darlo de mamar. (página 77)
Como dije antes, este tipo de poesía ya tiene más de 30 años de producirse en Guatemala; pero todavía sigue vigente, sobre todo porque en nuestras sociedades no se ha dado ese proceso de dignificación de la mujer; a eso apunta este poemario, que representa el sentir de cierto grupo de mujeres.
Termino con estos versos de Donoso López que son como la síntesis de su poemario:
En permanente tránsito
ardió cuanta nave me pertenecía,
sin retener la vida,
sin alcanzar la muerte.

¿De qué o quién soy trofeo?
¿Qué parte no entendí? (página 69)
FICHA TÉCNICA
DONOSO LÓPEZ, Silvia. Cartografía de la ausencia. Guatemala: F&G Editores, 2007. 84 páginas. Precio aproximado: Q.40.00.

3 comentarios:

La Filistea dijo...

Me llama la atención que etiquete este artículo "prohibido ningunear" será que por eso nadie entro a dar su punto de vista.

Las mujeres siguen encontrando un tope, algo así como un colchón parado que las rebota cuándo intentan hacer algo y quizá por eso a "escondidas" como si fuese el más vil de los pecados algunos se atreven a leerlas y no opinan para no ser cuestionados por sus propias conciencias inválidas o quebradas.

Entendamos algo en la literatura se vale tocar de todo, es parte de la imaginación de esa opción que nos dan la letras para crear personajes, emociones y quizá hasta sentimientos que pueden ser falsos o verdaderos, pero las letras tienen a bien acomodar en los libros.

Basta levantar un poquito las letras de la autora para darse cuenta del impacto que tienen.Esos son mensajes subliminales, es decir, más allá de lo que se lee y que supo manejar a perfección.
Ese toque femenimo tan importante en las letras que debe de estar requete prohibido ningunear.

mario dijo...

Fijate filistea que he decidido deshacerme de esa etiqueta de "prohibido ningunear", porque me parece muy limitante y hasta castrante.

Sin embargo, no creo que por eso no se haya comentado este post. Cuando son reseñas literarias, me imagino que los que comentan son los que han leído el libro.

En cuanto a las exigencias del libro, por supuesto que deben ser escuchadas y que no hay que ningunearlas.

Personalmente, creo que las demandas feministas han adquirido caminos diferentes a los propuestos inicialmente, incluso muy radicales; tan radicales, que casi no son comprensibles por otros sectores de la sociedad.

La Filistea dijo...

Bueno en realidad Mario, quise decir que aplaudia la etiqueta de "no ningunear" y de ahí mi comentario que quizá por eso no entraron a comentar.Considere volver a poner la etiqueta.

Yo no he leído el libro, pero con lo poco que usted trajo es para darse una idea sobre lo que ella propuso.Me atrevo a pensar que desde hace ratos ya las escritoras empezaron a romper el molde...usando diferentes temáticas para armar sus libros, una de la que más admiro es Agatha Cristie, bué, aunque ella no es presisamente guatemalteca.

Porqué cree que pueden ser incomprendidos por otros sectores este tipo de literatura?

Saludos.