martes, 5 de agosto de 2008

Poesía sideral de Cristina Camacho Fahsen


Poesía sideral es una antología poética de Cristina Camacho Fahsen, que fue publicada en 1996 por la Editorial Artemis Edinter, en su colección “Ayer y hoy”.
Posee una selección de cuatro poemarios de Camacho Fahsen: Siderales (1963), Espacio (1979), Cosmoalma (1985) y Dimensión futura (1990), así como poemas que, hasta entonces, eran inéditos.

Clave cósmica
Esta poesía posee una clave especial, quizá única, en las letras guatemaltecas, y es que utiliza metáforas propias del mundo astronómico, al cual la autora es aficionada.
Lugares comunes en la poesía son las flores, los sentimientos, los besos, el cabello de la mujer, las manos de los hombres, Helena de Troya y Romeo y Julieta. Es por ello, como se señala en la contraportada de este libro, que la poesía de Camacho Fahsen es original.
Iniciando con puntos claves de la poesía personal, la autora ofrece su visión de sí misma a través de imágenes astronómicas:
Soy una galaxia nueva
(...)
y mi alma es éter que vibra
(...) en un alejarse del eje principal,
queriendo ir a las orillas del Universo (página 21)
Esta definición recuerda la idea de que el ser humano posee la complejidad psicológica suficiente para asegurar que puede ser considerado una verdadera galaxia de sentimientos.
En otra imagen, no tan grandiosa como una galaxia, la poeta nos refiere otra idea:
Soy el átomo que gira solitario
en el centro del cosmos (p. 45)
Una galaxia que se aleja del centro, y un átomo que se considera el centro, son dos imágenes, tan opuestas, pero que merecen ser consideradas como buenas definiciones poéticas del ser humano.

Dolor y amor
Por supuesto, no todo en la poesía de Camacho Fahsen es autodefinición de sí mismo, sino que también hay dolor, tal como se expresa en el poema “In memoriam”, escrito por la muerte de su madre:
Nunca creí
que el Sol estallara
(...)
¡Pero has muerto, Madre,
y el Universo tiembla con mi pena! (p. 24)
También en esas imágenes, que pueden parecer frías, hay espacio para la calidez y la sensualidad:
Dame una solitaria estrella
y multiplicaré firmamentos,
multiplicaré tu vida
junto a mi cuerpo (p. 30);
en estos versos, la multiplicación hace referencia a la reproducción humana. Asimismo, sucede en:
Nadie como tú
para descubrir lo que se oculta,
lo que se altera
con tu suave parecer de bruma
y te adentras en mí
rompiendo la fuerza dinámica
de nuestros signos planetarios,
te adueñas de mi doble mundo
con fuerza total, apasionada,
con tu suave identidad de arena... (p. 49)
Sin embargo, estas imágenes de dolor y sensualidad no son las que predominan, sino que es la evasión y el escape de la realidad son los temas centrales de estos poemas, como es el caso de “Sin regreso”:
Quiero que me lleves
donde no se hayan medido litorales
donde los pulsares callen
su rutinario parpadeo, donde no existan
elipses ni edades, ni desiertos
y quede secreta nuestra simbiosis espacial. (p. 29)

O en “Teletransportación y amor”:
Teletransportación
para largas distancias
y plena necesidad de amar.

Un toque del discado, un número y el abrazo

para pasar al clímax
llegará. (p. 69),
que refiere una evasión para salir de la soledad.

Mística
Habrá que tenerse en cuenta la relación espacial del proceso poético. La autora, aficionada a la astronomía, como ya se señaló, es posible que haya buscado inspiración hurgando en las estrellas con su telescopio, en su soledad aquí en la Tierra, buscando compañía en los astros.
He allí la clave de esta antología poética, pues estas reflexiones que surgen en la contemplación de los astros, tienden ya a una experiencia mística, que siente la compañía de los astros.
Y tú seguirás presente en mi soledad. (p. 13),
o se reconoce trascendental:
mi alma seguirá bogando
alrededor de un infinito sin nombre (p. 14),
y se reconoce en armonía con el Universo, incluso en su muerte:
Moriré bajo techo
de estrellas fugaces,
de rayos cósmicos, de tempestad. (p. 17)

Un misticismo que tiende al panteísmo personal:
Sacudiré mi mente
sobre cada átomo,
y así, yo disgregada,
seré parte de un todo.” (p. 11)

Ecopoesía
Pero, ¿por qué escribir en clave cósmica? La observación, y más aún, el respeto por la armonía del Universo, es tener respeto por el mundo y la naturaleza misma. En su poema “Escribo para ellos”, reside la clave de la anterior pregunta:
Escribo poemas
para generaciones futuras,
para vidas de otras épocas
y mutantes biónicos eternos
que se reirán de nosotros
porque creíamos en la muerte.

Escribo para ellos,
los del siglo veintiuno,
los testigos de días violentos,
seres con corazón de silicio
y lágrimas primitivas
al mismo tiempo. (p. 59)
En otras palabras, estos poemas de respeto por el cosmos es un mensaje ante el deterioro de nuestro entorno. De ahí, es que se ha señalado, según la contraportada del libro, que Camacho Fahsen es exponente de la llamada ecopoesía, es decir, poesía de la Tierra, actitud poética que va en favor de la conservación de nuestro planeta.
En su poema “Tierra 2059”, año que refiere como clave para nuestro planeta, según el poemario, se advierte que la actitud destructiva del ser humano se debe a una razón:
¡No quisieron los hombres
mirar hacia el firmamento! (p. 52)

O la advertencia en “Clonación”, que dice:
¡Qué curiosa misión urgente
tiene el hombre de crear
y destruir al mismo tiempo!” (p. 60)

FICHA TÉCNICA
Camacho Fahsen, Cristina. Poesía sideral. Antología. Guatemala: Artemis Edinter (Colección Ayer y Hoy), 1996. 93 páginas. ISBN: 84-89452-70-9. Precio aproximado: Q 13.45.

2 comentarios:

E. Cárdenas dijo...

Un poema para el Antricristo le habría generado muchos más lectores, por lo visto, y muchas más ventas a la autora.

Cuando colocás un tema como el del Antri cristo y uno de Carlos Peña, esto se satura de comentarios, pero al colocar poesía, nadie tiene nada qué decir. Guatemala o más bien, los guatemaltecos con opinión han de tener una vocación más bien bélica.

Pero bueno, este es un libro más de la perspectiva occidental de Guatemala. Es dificil trascender haciendo lo mismo que hacen los que lo hacen originalmente.

Saludos.

FYA dijo...

Los artistas guatemaltecos no son apoyados, tenemos una cultura donde el arte no tiene espacio. Es una lastima que habiendo tanto talento se vea desperdiciado y que al final nuestros artistas representen a otros paises que si los apoyan.