jueves, 12 de marzo de 2009

Oda a la vida rutinaria


El día de la marmota ha sido clasificada dentro del “cine fantástico”, sólo porque se basa en un hecho ilógico. Sin embargo, ésta es una de las películas más filosóficas y existenciales que hay.


Dirigida por Harold Ramis, quien también concibió el guión, eligió a un grupo de actores que más o menos estaban de moda: Bill Murray y Andie MacDowell. Su actuación no me parece excelente; quizá satisfactoria, pero más bien pudieron haber pasado. De hecho, creo que la película no se recordará por ellos, sino por la idea original.


El papel de Bill Murray es la de un presentador de televisión pedante, y que es enviado a cubrir un evento que considera tonto y sin ningún atractivo noticioso: el tradicional Día de la Marmota, evento de un pequeño pueblo que saca de su jaula a una marmota, quien supuestamente tiene la habilidad de predecir el fin del invierno nevado. Por razones del destino, el equipo de televisión, tras cubrir el evento, no puede dejar el pueblo, obligado a permanecer ahí hasta el día siguiente.


Ahí empieza lo fantástico.


El protagonista, al despertar, se asusta al darse cuenta de que está viviendo el mismo día... es decir, no es un día después al Día de la Marmota, sino que es el mismo Día de la Marmota, y él está obligado a darle cobertura noticiosa a la predicción de la marmota, lo cual le parece una pesadilla. Tras el susto, transcurre el día, pensando en que es un sueño o algo así. Pero no. Llega el día siguiente, y el otro, y el otro, y vive eternamente el Día de la Marmota.


Claro, al principio, es una pesadilla, sobre todo porque este evento de la marmota es una cosilla mera aldeana, la cual la sobreestima. Luego, se da cuenta de que puede obtener algunos beneficios. Por ejemplo, tomar el tiempo y planear una estrategia para robar un banco, o intentar mil veces tratar de seducir a una bella mujer hasta por fin dar en el clavo.


Pero todo esto es repetitivo, y aunque podás sacar provecho, hasta los beneficios te llegan a hastiar.


Sí, claro, es una película... pero, ¿quién le dice a uno que no estamos viviendo el mismo día una y otra vez? ¿No te levantás a la misma hora? ¿No escuchás infinitamente las mismas canciones? ¿No cometés los mismos errores? ¿Acaso los periódicos no sacan las mismas noticias todos los días? ¿Todos los días hay violencia? ¿Por qué no has hecho esa cosa que siempre quisiste hacer, pero que siempre la has pospuseto para mañana? Y, ¿por qué todos los días nos sentimos infelices?


El día de la marmota no es una película fantástica, sino el más fiel espejo de nuestra rutinaria vida. Y para cambiar de día, habría que hacer lo mismo que hizo el protagonista, que fue...


Sí, ya saben ustedes que yo no se las voy a contar. Véanla. Esta película no ha sido clasificada como “culta”, pero a mí me gusta mucho, y es de esas que no te cansás de ver una y otra vez.


TÍTULO ORIGINAL: Groundhog Day

DIRECCIÓN: Harold Ramis

PRODUCTORES: Trevor Albert y Harold Ramis

GUIÓN: Danny Rubin y Harold Ramis

MÚSICA: George Fenton

FOTOGRAFÍA: John Bailey

REPARTO: Bill Murray, Andie MacDowell, Chris Elliott, Stephen Tobolowsky, Brian Doyle-Murray y Marita Geraghty

PAÍS: Estados Unidos

AÑO: 1993

DURACIÓN: 101 minutos

DISTRIBUCIÓN: Columbia Pictures

2 comentarios:

Luisa F.S.C. dijo...

Buena esta Peli, me gustó mucho. Le enseña a uno, con peras y manzanas, lo que explica la frase:
"Para conseguir resultados diferentes, hay que hacer las cosas diferente". Con otra actitud.
Saludos!

Cris Tokoloshe dijo...

"...¿quién le dice a uno que no estamos viviendo el mismo día una y otra vez? ¿No te levantás a la misma hora? ¿No escuchás infinitamente las mismas canciones? ¿No cometés los mismos errores? ¿Acaso los periódicos no sacan las mismas noticias todos los días? ¿Todos los días hay violencia? ¿Por qué no has hecho esa cosa que siempre quisiste hacer, pero que siempre la has pospuseto para mañana? Y, ¿por qué todos los días nos sentimos infelices?..." SI, SI, SI, SI, SI, SI y SI.....todos los dias son iguales!!!! me encantaba la película pero viendolo desde este punto de vista, me parece con mejor mensaje.
Gracias.