miércoles, 4 de febrero de 2009

Belice, o la pérdida de nuestra oreja


Nuestra imaginación es capaz de ver figuras humanas en todas partes, incluidas las nubes y los mapas. Yo, al ver la cartografía guatemalteca, me da pena imaginarme el territorio sin Belice dibujado, porque siento que -como a Van Gogh- le han cortado su oreja.

Con esa oreja, podíamos escuchar sonidos que provenían del Caribe profundo, un ambiente que aún es muy ajeno a nuestro país tropical. Nuestro país, pese a tener salida a dos océanos, aprovechamos muy poco los recursos marítimos.

Con esa oreja beliceña, también, hubieramos podido escuchar las historias de piratas en tiempos de la Colonia. Sí, esos piratas que hicieron tambalear al Imperio Español, que por su necedad comercial y sus cerradas politicas de relaciones exteriores, obligaron a sus vecinos a contragolpear en la ilegalidad de la piratería.

La piratería, entonces, era un interesante juego de poder. Las mismas coronas de Inglaterra, Francia y Holanda, intentaban establecer relaciones con España a nivel democrático, pero financiaban a los piratas para hacerse de los ricos productos de América. Habrá que aceptar, aquí, que ese asunto de los piratas es apasionante.

Según dicen algunas fuentes –poco confiables, por cierto- Belice debe su nombre al pirata Wallace (fonéticamente /baliz/, en los sonidos filibusteros). Este personaje, al parecer, tuvo gran influencia en los primeros años de la presencia inglesa en ese territorio, por lo que el nombre se fue transmutando hasta ser lo que hoy es el nombre oficial de ese país.

Hoy día, sólo nos queda el Castillo de San Felipe y algunos vendedores de la Sexta Avenida, como muestra de la piratería en el país. Hoy día, los vendedores de “piratería” siguen ejerciendo el papel de contrapeso ante los reducidos espacios comerciales que deja caer la clase alta.

Pero volviendo a Belice colonial. En ese tiempo, a las autoridades españolas, poco o nada le importaba ese territorio; de hecho, la Corona firmó varias concesiones que de a poco restaban territorio a la capitanía general. En el momento de la independencia, nuestros torpes criollos –que poco sabían de comercio internacional y de relaciones exteriores- ni siquiera se percataron de Belice.

De hecho, la actitud criolla hacia el resto del territorio era despectiva; sólo les importaba la Meseta Central de nuestro país. Por ello, el Reino de Guatemala -tras ser conocido así casi toda Mesoamérica- hoy día casi sólo se refiere a un reducido espacio, relativamente hablando. Incluso, si no mal recordarán, por poco Guatemala aún se hubiera fragmentado con el Estado de los Altos, que hoy día es una región pobre, como muestra de que poco o nada le interesan a nuestras autoridades que se centran en la capital.

Aceptar que Belice ya no es nuestro, es aceptar que el poder hegemónico en el país falló estrepitosamente –así como falló descaradamente la Selección Nacional- en el intento de dar cohesión a todo el territorio. Belice, al igual que Petén, el occidente indígena, la Laguna del Tigre, Jocotán y Camotán, y otros que sería tedioso enumerar, han sido territorio sin importancia para los sectores poderosos del país.

Belice representa la torpeza de nuestras autoridades coloniales que nos fue heredada y que hoy día nos sigue lastimando.

Con Belice, perdimos mucho más que territorio. Perdimos una población acostumbrada a la resistencia cultural, que habla inglés en los actos oficiales, pero creóle en su casa. Perdimos a excelentes músicos y deportistas. Perdimos a los mopanes, otro grupo con raíces mayenses. Perdimos a nuestras únicas islas, los cayos. Perdimos, simplemente. Ya no se puede recuperar, pase lo que pase.

FOTO: El hoyo azul, una de las maravillas naturales de Belice. Tomado de www.skyscrapercity.com

5 comentarios:

Jorge Morales dijo...

Belice en las manos de guatemala se joderia y se pondria igual o peor que guate, ojala y no se llegue al acuerdo porque fuck... ya he ido a belice y pues hay varios lugares bonitos que merecen ser preservados como estan, y si fuera parte de guate se jode con este indio pisado botando todos los arboles y comiendoce los tapires que quedan xD...

al decir indio no voy en general que si hay gente buena pero si hay unos hijosdelagran que si no tienen cerebro...

pd: haber si afiliamos blogs con el mio de mi user ahi me pones un coment de confirmacion ;)

el Kontra dijo...

Bien dicho men, lo perdimos y debemos reconocerlo.

Anónimo XVI dijo...

Mario:

No se puede perder algo que jamás se ha tenido.

El propio lugar en el que vivimos actualmente nos parece muchas veces ajeno, y en la patria del criollo somos huérfanos porque sigue siendo la criollada la que determina nuestro diario vivir. Repetimos como autómatas la idea criolla de patria-nación, un buen ejemplo es el comentario del hommie Jorge Morales: "Aceptamos que los indios son gente. Existe gente buena: Algunos indios podrán ser buenos"

Con todo respeto, sigo creyendo que el patriotismo escolar y de selección de futbol es una muestra de la eterna incompetencia oligárquica. Un juego maniqueo y lamentable en el que todos caemos en algún momento, en nuestras ansias de dejar la orfandad de patria que no pocas veces nos hace llorar amargamente.

Si mi comentario estuviese tan alejado de la realidad, ¿se explicaría el porqué dejamos indolentemente morir "nuestros" recursos naturales?

Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

Léase "Algunos indios podrían ser buenos"

AXVI.

Cris Tokoloshe dijo...

yo creo que tenemos que cerrar ese capitulo lo antes posible, estableciendo relaciones comerciales y educativas muy fuertes con belice, yo pienso que terminado el litigio podemos tener una relacion muy provechosa con ellos.

Espero que el proceso no tarde otros 200 años.